Lo mejor de la pantalla grande

La luz entre los océanos, mi opinión

La película se enmarca en la década de 1920 y cuenta la historia de un matrimonio (Michael Fassbender y Alicia Vikander) que se encargan del faro en una isla frente a las costas de Australia. Sus solitarias vidas se transforman cuando encuentran un bebé en un barco perdido en el mar. Sus felices vidas cambiarán tras un descubrimiento que lo cambiará todo.

Lo que más me gusto:

La luz entre los océanos, mi opinión

Aunque puede parecer un melodrama pesado, me resultó tan fascinante que no podía despegar los ojos de la pantalla.

La historia es increíblemente atractiva y misteriosa. Es un poco lenta al principio, pero no es la clase de lentitud que hace que te duermas, es más el tipo que te mantiene intrigado lo suficiente como para ver cuando algo va a suceder.

Me sorprendió todos los giros y vueltas que hay para conjeturar la escena final, pues te dejan siempre con preguntas intrigantes en las que pensar.

El paisaje de la película es muy hermoso. Las vistas al Pacífico son impresionantes. Los atardeceres son majestuosos. Incluso las tormentas impresionan.

El director Derek Cianfrance tiene una única manera de contar sus historias. Mantiene una fórmula similar a Blue Valentine y Cruce de Caminos incorporando una gran variedad de capas complejas y emocionales conectadas entre sí.

Las actuaciones son dignas de un Oscar. Tanto Fassbender como Vikander tienen una oportunidad legítima para ganar los premios de mejor actor y mejor actriz. Rachel Weisz también está enorme, pero su actuación se ve eclipsada por la personalidad magnética de Fassbender y Vikander, que hacen un trabajo excepcional. El pañuelo es obligatorio.

Lo que menos me gustó:

Aprecié un final honesto y no holywoodiense, pero esperaba un poco más de él. La duración de la película puede que sea demasiado para algunas personas, pero es necesario contar la historia completamente y dar tiempo para que ocurran los giros y las vueltas.

A pesar de que la película se sitúa en Australia, los protagonistas no tienen acento australiano, es más, Fassbender y Vikander suenan muy británicos.

EL VEREDICTO:

La luz entre los océanos es una obra maestra. Visualmente es impresionante. Las actuaciones son de una clase magistral. La trama es mucho más interesante y con más suspense de lo previsto.

La película removerá corazones, especialmente a los padres, y a los que quieren serlo y no pueden. Hay numerosas preguntas que la película saca a la luz. Es una película que trasciende generaciones y es aplicable al mundo de hoy. El tema de la adopción y el impacto de las leyes en él.

La lucha interna y el dolor de los padres biológicos y adoptivos. Es tan romántico como desgarrador. Si esta película no te hace sentir, no hay ninguna otra película que lo pueda lograr.